jueves, septiembre 13, 2007 a las 13:35:00 |
Tras casi un mes sin escribir (lo cual constituye el parón más corto de mi historia bloguera) vuelvo con un pequeño post, preludio de uno de los largos al que estoy dando vueltas. Además de largo será un tanto polémica, pero como diría mi compañero y amigo Javier "Hay que ver lo que te gusta la polémica". Por ahora os dejo con una pequeña reflexión en forma de microrrelato. El texto no es nuevo, fue publicado el año pasado en el Efímero Nº88. Os recomiendo la web, es un ezine de microrrelatos creado por el genial Santiago Eximeno, además de una editorial online de escritos y juegos de mesa. Pero basta ya de publicidad. El relato es una reflexión acerca del extraño funcionamiento de la popularidad mediática, aunque puede extrapolarse a otros campos. Por supuesto, la estupidez es uno de ellos. Que cada uno saque sus conclusiones.

Plantas hay muchas, pero ésta era especial: tenía las hojas azules. No se trataba de una rara especie tropical, ni siquiera de un experimento de laboratorio; simplemente se las habían pintado. Esto había anulado su capacidad para desarrollar la fotosíntesis, pero a su vez la había convertido en una obra de arte. Tuvo éxito y, en una subasta, fue vendida por la increíble cantidad de medio millón de euros. Perdió la vida, pero alcanzó la fama.


Muy sencillito. A pesar de ello, tuve que escribir cinco versiones antes de quedar mínimamente conforme con él. ¿Merece la pena perder una parte de tu ser por ser admirado? Norma Jean, murió como lo hizo la planta. se convirtió en una leyenda, pero no estuvo allí para disfrutarlo, de hecho no fue precisamente feliz al final de su vida. ¿Merece la pena gastar cantidades obscenas de dinero por una obra de arte cuando ese mismo dinero podría salvar vidas? Pregunta que se agrava si encima no te gusta el arte moderno, ampliamente criticado por su interés hacia crear emociones en vez de estética. Sí, a mí me gusta el arte moderno, pero sigo sin ver lógico la cantidad de dinero que se invierte en él. Aunque peor es lo del fútbol, pero eso ya para otro post. ¿Merece la pena venderte? Yo opino que no, pero todavía no he sido tentado adecuadamente. Espero seguir siendo yo mismo si se presenta la situación.

Idea alegre: La de tontunas que saco a partir de seis líneas mal contadas. Por cierto, el título del post es también el título del relato.
Publicado por Carlos L. Hernando Etiquetas: , ,

8 comentarios:

Yuki Ashura dijo...

Volviste =} Genial.

El relato metaf�rico esconde demasiadas cosas como para ir desmigaj�ndolo cuidadosamente. As� que hablar� a grandes rasgos.

Yo tampoco estoy conforme con la inmensa cantidad de dinero est�pido que es capaz de mover el arte moderno. Como bien dices, podr�a invertirse en fines m�s ben�ficos que sirvan de ayuda a la comunidad. Porque efectivamente, es una barbarie.

Pero claro, luego est� el hecho de la libertad de cada uno. Es decir, pongamos un ejemplo.

X persona lleva toda su puta vida currando como un loco, con un salario irrisorio y una vida m�sera. Pero casualmente, un d�a le toca la loter�a -por poner-. �Qui�n se atrever�a a negarle un capricho que implique una gran suma de dinero?

Peor es esa gente que vive a trav�s de mentiras en programas del coraz�n, abasteci�ndose de nuestro dinero sin merecerlo. Aunque claro, cada uno es libre de hacer lo que quiera y hay quien pueda pensar que es un 'oficio' tan respetable como otro cualquiera.

Como ves, mis reflexiones no llevan a ninguna parte porque estoy dividia en dos y siempre tengo una opini�n personal contraria a otra personal tambi�n xD Ser� mi esp�ritu cr�tico contra mi postura liberal.

Mejor lo dejo aqu� ya.

Pues nada, que estoy ansiosa por ver ese post tan largo que nos has prometido ;} Y como ves, me paso por aqu� diariamente, as� que no nos hagas esperar demasiado xD

Besos.

jueves, septiembre 13, 2007 5:31:00 p. m.
Melkor dijo...

Aquí estoy. Jejeje.

La metáfora es una gran herramienta. Además, tiene la ventaja de que puedes meterte con la gente corta de miras sin que se de cuenta. Muy útil en etapas de censura. Por supuesto, no es el caso. Aquí sólo utilizamos su carácter artístico para reflexionar.

Y reflexionando sobre el comentario... Efectivamente, cada uno puede hacer con su dinero lo que quiera. Lo cual podría llevarnos a pensar que si hay pobreza es porque queremos. Inquietante conclusión. De cualquier forma, siempre hay mil motivos y mil intereses creados. Lamentablemente la sencillez no se estila en el mundo así que es complicado hacer un análisis cercano a la verdad. Por ejemplo, a mí me parece bien conservar el patrimonio artístico mundial. Pero claro, el precio es desorbitado. Por otra parte, los autores muchas veces no huelen esas cantidades de dinero. Y muchos se hacen famosos tras su muerte, obteniendo el dinero sus herederos. A mí no me parece justo, aunque probablemente los pintores querrían que sus hijos tuvieran una vida más sencilla. Un ejemplo es el cuadro más caro del mundo (por ahora), el "Retrato de Adele Bloch-Bauer" de Klimt. 135 millones de dolare$ americanos (unos 107 millones de €uros). La fortuna ha ido a parar a los herederos de la amante de Klimt (Adele Bloch-Bauer, efectivamente). De cualquier forma, hablar del cuadro podría dar paso a otro post entero. Sólo quería hacer obvio que con 135 millones de dolare$ se pueden hacer muchas cosas.

Pasemos al tipo de la lotería. La lotería no es más que una estafa del gobierno en la que participamos todos voluntariamente (aunque hay quien no es consciente). Y con todos me refiero a los que compran lotería así que no sé por qué me incluyo (bueno, en navidad sí que cae algún décimo). El caso es que la lotería es como un impuesto voluntario del cual, una mínima parte revierte en una más mínima parte de los participantes. como una porra a gran escala. Ya sé que esto lo sabe todo el mundo, pero a donde quiero llegar es a que, efectivamente el ganador no tiene excesiva responsabilidad moral comparado con el gobierno, que juega con las emociones de la gente para conseguir dinero extra. Me parece estupenda la lotería, pero ya que existe, no deberíamos encontrarnos ningún bache en las carreteras. Qué menos. Y el ganador podría apuntarse a una ONG ya que le sobra el dinero. A Intervida no.

Llegamos al escabroso tema del corazón. Aquí podría ponerme a largar hasta erosionar el teclado. Aquí es donde las Hojas Azules cobran una dimensión muy enorme. Las obras de arte al menos consiguen respeto y son un referente al genio humano. La gente del corazón vende su dignidad y su propio espíritu, prostituyendo su alma en un pozo horrendo de corrupción a cambio de dinero. Dinero fácil, sólo hay que renunciar a uno mismo. Para algunos, esto es más fácil que renunciar a las comodidades. Lo peor es cuando pagana delincuentes para que cuenten sus historias. En fin patético y lamentable, pero alimentado por las masas. La gente colabora, porque podrían frenar eso en cualquier momento. Casi todo el mundo tiene libros en su casa. Un secreto, sirven para algo más que para adornar estanterías. ¡Tienen palabras dentro! Y no me refiero a esos que tienen fotos de famosos. Eso son revistas del corazón y son otra forma de explotar el filón.

Dejo el tema, otro post puede salir de ahí. Por cierto, me gustan tus reflexiones, conducen a nuevas reflexiones. Nunca alcanzaremos la verdad absoluta, pero podemos acercarnos todo lo posible. Además, siempre hay que mirar todas las caras posibles, aunque a veces es difícil. La gente que no tiene contradicciones suele pensar poco.

Un saludo. Espero volver a verte por estos lares.


PD: Esto es casi otro post

sábado, septiembre 15, 2007 4:33:00 p. m.
Niña Miedo dijo...

Mmm... La pereza me lleva a no publicar el comentario que tenía pensado, tampoco opto por copiarte para publicar en mi blog. Así que, sigue así, sensei.

Yuki, me alegra verte por aquí.

lunes, septiembre 17, 2007 5:02:00 p. m.
Yuki Ashura dijo...

Hola, Kysu =}

martes, septiembre 18, 2007 1:22:00 a. m.
Melkor dijo...

Hago lo que peudo, Kysu. Espero mejorar. Que bien teneros por aquí a las dos.

viernes, septiembre 21, 2007 5:22:00 a. m.
Yuki Ashura dijo...

Qué cambiazo el blog!

Y qué molón queda así. Bravo por ti, muchacho.

Me gusta mucho más ahora que antes. Queda como más... serio, adulto, elegante.

Felicidades, sí señor.

viernes, septiembre 21, 2007 7:47:00 p. m.
Niña Miedo dijo...

El cambio está bien, pero... ¿serio, adulto, elegante? Mmm... Eso no pega con el pequeño e inocente Melkor... Y a ver si vuelve a postear pronto... ¬_¬...

sábado, septiembre 22, 2007 10:36:00 a. m.
Melkor dijo...

Ya he hecho acto de presencia. En una nueva e inútil entrada. A ver si mañana escribo algo con chicha xD. Por cierto, estáis contestadas en el post :D.

sábado, septiembre 22, 2007 8:49:00 p. m.
Visit the Site
"La puerta del enemigo está abajo." Ender Wiggin